22 de mayo de 2018

Un quemadero de Pontífices


Un quemadero de Pontífices
Pese a las denuncias y las pruebas, los papas han ignorado los casos de pederastia en el seno de la iglesia hasta que han amenazado su pontificado


Miembros de la Conferencia de opispos de Chile en el Vaticano este lunes. GREGORIO BORGIA (AP) / QUALITY-REUTERS

Un mal no es un mal para quien no lo siente. Les ocurrió a Juan Pablo II y Benedicto XVI. Hasta que no les cayó el pedrisco de la pederastia sobre sus cabezas, no fueron conscientes de las desgracias y el desprestigio que estremecían a la Iglesia romana. No fue hasta 2002 que el pontífice polaco, en babia pese a su formidable afición a viajar, escuchó las alarmas. Hasta entonces, había despreciado las denuncias porque, en su opinión, pretendían desprestigiar a su iglesia. Algunos de sus portavoces llegaron a decir que la difusión de los casos de abusos en Estados Unidos era una venganza del presidente George W. Bush por haber criticado el papa polaco la guerra de Irak.

Si Juan Pablo II se alarmó fue porque, de pronto, los casos de pederastia empezaron a amenazar las finanzas de la organización, muy rica para pagar campañas contra el aborto o la eutanasia, por ejemplo, pero pobre para indemnizar a las víctimas en cumplimiento de condenas judiciales inapelables. La llamada a Roma de los cardenales estadounidenses en apuros, en su mayoría encubridores, no acalló el escándalo ni escarmentó a los principales jerarcas.

MÁS INFORMACIÓN
Por entonces, se conocieron comportamientos desastrosos. Por ejemplo, el cardenal colombiano Darío Castrillón, prefecto de la Pontificia Congregación del Clero, había mandado en 2001 una carta de felicitación a un obispo francés que había ocultado de la justicia a un cura pederasta. “Estoy encantado de tener un compañero que habría preferido la cárcel antes que denunciar a un sacerdote", le decía. En la misma fecha, el también cardenal Tarcisio Bertone, número dos del Vaticano, relacionaba pederastia y homosexualidad; el español Antonio Cañizares afirmó que peor que los abusos sexuales de eclesiásticos a menores era la legalización del aborto, y se supo entonces que el todopoderoso prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Josep Ratzinger, hoy papa emérito, había enviado una circular a los obispos ordenándoles que los casos de abusos a menores por clérigos de toda condición quedaban centralizados en dicha congregación. Cuando la ropa sucia de los abusos empezó a salirle por la ventana, se vio obligado a llamar a capítulo a los obispos de Irlanda, encubridores de hasta 25.000 abusos. Son los casos más clamorosos, pero hay muchos más, también en España. Ahora mismo, en Australia, el número tres de la Curia de Francisco, el cardenal George Pell, jefe de las finanzas de la (autollamada) Santa Sede, se sienta en el banquillo en su país, acusado él mismo de abusador de menores.

Francisco debería de haber escarmentado en la cabeza de sus predecesores, pero se comportó de la misma manera cuando llegaron a su mesa desde Chile 2.500 páginas denunciando incontables episodios de pederastia encubiertos por algunos jerarcas de su confianza. Peor aún. Cuando se dio cuenta de que el escándalo podía amargarle el viaje por ese país respondió con exabruptos a la periodista que quiso saber. Que me traigan “pruebas”, dijo con impertinencia. Tuvo que matizarse en el avión que le regresaba a Roma, ante toda la prensa. Lo puso peor. En lugar de “pruebas debí decir evidencias”, dijo. Sutilezas de mal teólogo. Esta semana se reúne con los obispos chilenos llamados a capítulo al Vaticano. ¿Rodarán cabezas? Demasiado tarde. El quemadero de la pederastia amenaza ya todo el pontificado del jesuita argentino.

Nadie, ni siquiera un papa como Francisco, tan encantado de la papolatría al uso, sale indemne de un escándalo de estas dimensiones. Ayer mismo, la agencia Associated Press informaba desde Chile de que un miembro de los Hermanos Maristas violó a 14 chicos en dos colegios. La congregación tardó siete años en señalar al abusador y la justicia ha tenido que superar incontables obstáculos para encausarle, también durante años. Ocurrió antes con el fundador de los Legionarios de Cristo, el mexicano Marcial Maciel, protegido por Juan Pablo II, que lo presentó como “ejemplo para la juventud” cuando eran notorias sus tropelías, y ha vuelto a suceder hace apenas dos años con el peruano Luis Fernando Figari, fundador de los Sodalicio, castigado por fin, después de saberse de sobra que era otro crápula del tamaño de Maciel.

La llamada a capítulo de los obispos chilenos tiene la atención mundial. “Estamos en una emergencia espiritual”, ha dicho su portavoz. Siguen viendo la pederastia como un pecado. Es un delito. Se dice que van a recibir una reprimenda de Francisco, pero es la credibilidad y el prestigio del Papa los que están comprometidos. Como sus predecesores, despreció a las víctimas y aceptó como verdaderas las falsas informaciones que le dieron dos cardenales y su embajador en Chile.

“Somos pastores, no policías”, se disculpan los jerarcas católicos. “Si no podemos ser castos, al menos seamos cautos”, aconsejaban a veces, con una de las ironías del simpático cura rural de George Bernanos. Ese fue el espíritu con que se ha amparado a clérigos delincuentes. Achacar los escándalos a campañas de los enemigos de la Iglesia fue, por cierto, la tesis de Ratzinger durante una visita, en noviembre de 2002, a la Universidad Católica de Murcia. “Estoy convencido de que la presencia mediática constante de los pecados de los sacerdotes católicos es una campaña planeada, puesto que el porcentaje de esos escándalos no es más alto que en otras categorías profesionales, e incluso es menor". Así proclamó. Como suele decirse, si el prior se va de farra, qué no hará la comunidad.


ANALYSIS: Muslim Leaders Seek 'Islamic Army' to Protect 'Palestine'

ANALYSIS: Muslim Leaders Seek 'Islamic Army' to Protect 'Palestine'

Tuesday, May 22, 2018 |  Yochanan Visser
Turkish dictator Recep Tayyip Erdogan and other Muslim leaders want to create an Islamic army to ‘protect’ the Palestinian Arabs after 62 of them died last Monday during attempts to invade Israel from Gaza.
Hamas and Islamic Jihad later admitted 53 of those killed during the attempted invasion of southern Israel were members of their terror organizations.
Muslim leaders met in Turkey at an emergency gathering of the 57-member Organization of Islamic Cooperation (OIC), during which the Erdogan regime accused Israel of “willfully murdering” the Palestinian Arabs.
Erdogan further escalated his vile rhetoric against Israel by comparing the Jewish State to Nazi Germany.
“There is no difference between the atrocity faced by the Jewish people in Europe 75 years ago and the brutality that our Gaza brothers are subjected to,” Erdogan told his Muslim counterparts.
“I will say openly and clearly that what Israel is doing is banditry, brutality and state terror,” he added before claiming that the people “who were subjected to all kinds of torture in the concentration camps during World War II are now attacking the Palestinians with methods similar to the Nazis.”
The OIC call for the forming of a Muslim-only “international force” to “protect” the Palestinian Arabs came after the United States threatened to veto a resolution at the UN Security Council (UNSC) that suggested a regular international "peacekeeping force" in Gaza.
The Turkish campaign seeks to mobilize the Muslim world against Israel in a way that bypasses the United Nations, where the Trump Administration can too easily shoot down any measures hostile toward Israel.
Following the OIC summit, the Turkish strongman addressed a huge crowd in the center of Istanbul and insisted that the Muslim world must take “a physical stance” on Israel.
“The occupation of Jerusalem, the violation of the privacy of the Al-Aqsa Mosque, and the violation of the rights of the people of Palestine...we declare that we will not accept this," Erdogan told the crowd, which was waving Palestinian flags along Turkish ones.
The hot-headed leader then claimed that he and his country are “targeted” all the time by Israel.
“Turkey is the country that is targeted the most by Israel, and the leader that is targeted the most by Israel is me," Erdogan claimed. 
The Turkish despot is currently trying to mobilize more moderate Arab Muslim states like Jordan against Israel after relations between Turkey and the Jewish state hit a new low last week.
Jordanian Foreign Minister Ayman Safadi last week told CNN that the “source of all evil” is “the occupation,” meaning the Israeli presence in Judea and Samaria.
PHOTO: Palestinian leader Mahmoud Abbas and Jordan's King Abdullah review an honor guard. (Flash90)

21 de mayo de 2018

El CNI sugiere por primera vez en un informe la injerencia rusa en Cataluña


El CNI sugiere por primera vez en un informe la injerencia rusa en Cataluña

El servicio secreto señala a “activistas patrocinados por instituciones” de Moscú

El director del CNI y el jefe del mando de Ciberdefensa.
El director del CNI y el jefe del mando de Ciberdefensa. EFE


EL PAIS -  Madrid 21 MAY 2018 - 17:00 BRT

El Centro Criptológico Nacional (CCN) —el organismo responsable de defender de ciberataques las redes de las administraciones públicas— recoge por primera vez en un informe oficial sus sospechas sobre la existencia de una injerencia rusa en la crisis catalana. En un documento en el que hace balance de las ciberamenazas detectadas durante 2017, el CCN —dependiente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI)— recurre a una nota a pie de página para sugerir la intervención de Moscú, aunque sin aportar datos: “Parece demostrada la presencia de activistas patrocinados por instituciones rusas en la expresión mediática del conflicto derivado de la situación creada en Cataluña durante 2017, como consecuencia del alejamiento de la legalidad constitucional vigente de ciertas instituciones autonómicas catalanas”.

MÁS INFORMACIÓN
Hasta ahora, el Gobierno español se ha limitado a constatar que muchas de las fake news (noticias falsas) sobre la crisis catalana difundidas en otoño pasado a través de las redes sociales tenían su origen en servidores alojados en territorio ruso, y también venezolano, pero sin responsabilizar al Estado ruso. El centro adscrito al servicio secreto no llega a hacerlo, pero va un paso más allá al señalar a “activistas patrocinados por instituciones rusas”.

El caso catalán se inscribe, según el CCN, en una estrategia más amplia. El año pasado, escribe, fue “testigo de la explotación que se ha hecho de información obtenida a través de ataques de este tipo con el objeto de influir en la opinión pública o de las perturbaciones que los agentes de las amenazas —en muchas ocasiones, patrocinados por Estados— han realizado sobre procesos electorales o al socaire de situaciones de conflicto. En la mayoría de las ocasiones las víctimas han sido instituciones democráticas o partidos políticos de muchos países del mundo, España entre ellos”, recalca el informe.

“Ha quedado claro que la sustracción digital, la publicación de información o la intoxicación de los medios de comunicación o las redes sociales se ha utilizado profusa y estratégicamente por actores estatales con el objetivo de desestabilizar a otros Estados y polarizar a la población civil”, insiste. Como ejemplos concretos, cita los ataques sufridos por la CDU, el partido de la canciller alemana Angela Merkel; por En Marche!, el movimiento del presidente francés Emmanuel Macron; o por el Partido Demócrata de EE UU. “Los actores estatales se han centrado en influir digitalmente en los procesos democráticos al objeto de obtener beneficios geopolíticos", subraya el documento.

Admite más adelante que “en el período previo a las elecciones al Parlamento de Cataluña, en diciembre de 2017, se manifestaron preocupaciones sobre la posibilidad de que se vieran influenciadas por ciberataques”, aunque estos temores no llegaron a materializarse. Lo que sí se produjo fue un "incremento importante de ataques DDos o de denegación de servicio, en gran medida por la campaña contra las [redes] de las administraciones públicas y empresas" por parte de activistas de la denominada #OpCatalunya, que afectó a más de 70 páginas web tras el referéndum ilegal del 1-O; aunque su efecto, según el centro, fue muy limitado.

Al margen de las motivaciones políticas, el informe constata que la mayoría de las campañas de ciberespionaje de motivación económica registrados el año pasado afectaron "repetidamente a varias empresas españolas o residenciadas en España" y que "las agencias gubernamentales de muchos países del mundo, incluyendo España, fueron repetidamente víctimas de persistentes ataques de espionaje digital a gran escala originados en terceros países, incluidos algunos que no habían sido previamente identificados como una amenaza para las redes de los gobiernos atacados"; es decir, supuestos amigos o aliados.

También advierte del intento del Estado Islámico y otros grupos afines por trasladar su acción terrorista al ciberespacio; aunque constata que "los yihadistas todavía no parecen ser capaces de desarrollar ciberataques sofisticados" y, en comparación con años anteriores, disponen de menos fondos para hacerse con la tecnología necesaria.

Durante 2017, el CCN gestionó un total de 26.472 ciberincidentes (un 27,22% más que en 2016). Diariamente se tuvo que enfrentar a cuatro ataques de una peligrosidad muy alta o críticica. 


Dos grupos se enfrentan en Canet al retirar de la playa las cruces de apoyo a los presos


Dos grupos se enfrentan en Canet al retirar de la playa las cruces de apoyo a los presos
Arran quema tres fotos gigantes de Rajoy, Sánchez y Rivera ante la sede del PP

EL PAIS -  Barcelona 21 MAY 2018 - 17:43 BRT

️ Tombem el 1️5️5️, tombem el règim, tornem als carrers i lluitem per la independència per canviar-ho tot! 🏾 #Ni155NiAutonomismepic.twitter.com/WZlGeQHv3w
— Arran (@Arran_jovent) 21 de maig de 2018

MÁS INFORMACIÓN
Una veintena de personas retiraron este lunes decenas de cruces amarillas que habían sido clavadas en la playa de Canet (Barcelona) por un Comité de Defensa de la República en favor de los políticos presos como consecuencia del procés. El enfrentamiento se produjo cuando el grupo arrancó esos símbolos mientras varios independentistas les increpaban y grababan. El incidente se saldó con tres heridos leves. Por otra parte, el grupo independentista Arran quemó tres fotos de Mariano Rajoy, Albert Rivera y Pedro Sánchez ante la sede catalana del PP. 

El incidente en la playa se originó cuando una veintena de personas se adentró en la arena para retirar las cruces que estaban siendo custodiadas, según Efe, por unos activistas. La escenificación, obra del Comité de Defensa de la República, se ha repetido estos días en varias playas catalanas. En los vídeos se observan momentos de tensión cuando los independentistas increpan a quienes retiraban los símbolos a toda prisa y cómo alguno les identifica.


El forcejeo se saldó, según los Mossos, con tres heridos, uno de ellos Marc Jiménez, concejal de la CUP en Canet. En declaraciones a Rac1, el edil explicó que las agresiones se produjeron cuando intentaron evitar la acción. Según su relato, una mujer independentista recibió un golpe en la cabeza cuando quiso quitar a un joven un pasamontañas; un señor mayor acabó sangrando tras recibir un golpe en el cuello y él mismo, mientras uno de los supuestos agresores le sujetaba con una cruz, recibió varias patadas. Dijo que tienen identificados a los agresores y que los denunciarán a los Mossos. El expresident Carles Puigdemont, fugado en Berlín, condenó el incidente: “Mi total condena del fascismo unionista que continúa impune”, tuiteó.

Los Mossos afirman que el incidente de Canet se la saldado con tres heridos leves
Mientras, el colectivo independentista radical Arran difundió otro vídeo en el que muestra cómo tres activistas encapuchados, vestidos de negro y con caretas blancas queman tres fotos gigantes de Rajoy, Sánchez y Rivera ante la sede del PP en Barcelona, por su apoyo al artículo 155. El vídeo concluye cuando las llamas se han apagado y con la frase “Tombem el 155, tombem el règim”. El incidente ocurrió de madrugada y, según los Mossos, se saldó sin daños y sin que la sede corriera peligro. El PP interpretó que la acción estaba destinada a quemar su local y alertó de las “graves consecuencias” que pudo tener para el vecindario.